Sony se lanza al mercado de los "tablets"


Sony entra en el mercado de los tablets con el lanzamiento en España de sus primeros dos modelos, Tablet S y Tablet P, con procesador de doble núcleo y Android 'HoneyComb'. El primero es el más parecido al diseño habitual de este tipo de productos, aunque con una forma característica muy cómoda que facilita el uso sobre superficies. El P es el más peculiar, con dos pantallas y un diseño plegable. A pesar de la fortaleza de Samsung en este campo, la compañía japonesa prevé liderar el segmento de los tablets Android, de cara al año que viene.
El director general de Sony Iberia, Rafael Vieyra, ha sido el encargado de presentar en sociedad estos dos dispositivos en la tienda Sony Style de Madrid. El directivo ha explicado que el auge de estos dispositivos gracias al incremento del uso de Internet han animado a la compañía a entrar en el sector de los tablets. El 57 % de los hogares españoles cuenta con banda ancha en su hogar, hay 22 millones de internautas y ya existe una base instalada de 600.000 tablets en nuestro país (que estas navidades podría dispararse hasta los 1.500.000 dispositivos).

Según estudios de la compañía, los usuarios utilizan estos gadgets tanto en el hogar como de viaje. En cuanto al uso en el hogar, han percibido que se combina con actividades "más relajadas" y lugares que antes "no tenían que ver con lo digital" y la conectividad. Es el caso de la cama o mientras se ve la tele. Y todos esos usos son los que pretenden ofrecer los Sony Tablet S y P, dos modelos que ofrecen prestaciones diferentes.

El modelo Tablet S el tablet "más táblet" de los dos modelos que lanza Sony, con una pantalla de alta resolución de 9,4 pulgadas (1.280x800 píxeles). Sin embargo, su centro de gravedad está desplazado para que se note más ligero cuando se sujeta en las manos y que se incline ligeramente cuando está apoyado sobre una superficie. Con sus 600 gramos de peso, el resultado es un dispositivo muy manejable.

El Tablet S cuenta con Android 3.1 y está disponible en tres modelos: solo Wi-Fi de 16 (479 euros) y 32 GB (579 euros) y Wi-Fi con 3G de 16 GB (599 euros).

Por su parte, el modelo Tablet P es el único del mercado con diseño de doble pantalla táctil, que ofrece nuevas posibilidades para ofrecer los contenidos -por ejemplo, los controles de un videojuego o el teclado para mails en la pantalla inferior y la imagen en la superior-.

Pero lo mejor es que reduce mucho sus dimensiones cuando se pliega, para transportarlo con facilidad. Este modelo está más enfocado a usuarios que quieran utilizar el dispositivo constantemente fuera de casa.

El Sony Tablet P tiene un peso tan solo 372 gramos y dos pantallas de 5,5 pulgadas cada una (1.240x480 píxeles de resolución). Su acabado interior es brillante en negro, muy elegante, mientras que por fuera es blanco y mate. En este caso, utiliza la versión 3.2 de Android.

Ambos dispositivos cuentan con una CPU Nvidia Tegra 2 Mobile Processor 1 GHz, cámaras interior y exterior, entradas microUSB, entrada de cascos, Bluetooth y DLNA para transmisión de contenidos, como música o vídeo, a otros dispositivos, como televisores o cadenas de sonido.

Aunque Sony se estrena con estos modelos en el sector de los tablets, cuenta con el peso de su marca en la tecnología de consumo y con servicios de contenidos, como Video Unlimited o Music Unlimited que cuentan con el respaldo de compañías como Sony Pictures o Sony Music. Además, estos son los primeros tablets con certificado PlayStation para videojuegos. Sony no es precisamente nueva en el terreno de la convergencia de dispositivos y nuevos servicios de contenidos a través de Internet. Además, los Tablet S y P son los primeros dispositivos de esta clase con certificado para juegos PlayStation. Eso significa que los usuarios tendrán acceso a PlayStation Suite, la plataforma de juegos que se estrenó con el smartphone Xperia Play de Sony Ericsson. Allí encontrarán tanto videojuegos de la primera consola PlayStation adaptados como títulos para tablets especialmente optimizados para estos dispositivos. En control, por supuesto, siempre a través de botones virtuales en la pantalla y otras posibilidades como el giroscopio.