El juicio por la rescisión a Astra del contrato de la universalización del servicio de TDT en Cantabria tendrá lugar los próximos días 13 y 14 de diciembre en el Juzgado de Primera Instancia nº 4 de Santander.

Una mirada al pasado

Todo comenzó en marzo de 2008, cuando SES Astra resultó ganadora del concurso para la universalización de la TDT en el territorio de la comunidad autónoma, que incluía también servicios de banda ancha, con un presupuesto de 4,5 millones de euros.

El concurso, convocado en febrero de 2008, contó con la participación de Telecom Castilla La Mancha; Abertis Telecom y la UTE Telefónica Servicios Audiovisuales y Sermafas Telecomunicaciones. La adjudicación se hizo a través de una encomienda de gestión a la sociedad pública regional IDICAN.

La solución planteada por SES Astra contemplaba la construcción de una cabecera de satélite o telepuerto en el Parque Empresarial Besaya, en Reocín, desde donde se hubiera captado la señal de televisión digital terrestre para enviarla al satélite.

Cuando se presentó públicamente esta adjudicación, Javier del Olmo (el entonces consejero de Industria y Desarrollo Tecnológico) defendió que la iniciativa se observaba desde otras instituciones españolas y europeas, al ser Cantabria la primera comunidad que recurría a la transmisión de la señal digital a través del satélite y no mediante los tradicionales repetidores terrestres. Esta modalidad fue elegida por Industria, a través del Plan TDCan (Televisión Digital en Cantabria), con el objetivo de llegar a las zonas en las que la orografía de la comunidad autónoma dificultaba la cobertura de la señal.

Tras la rescisión, SES-Astra anunció que emprendería acciones legales por la ruptura unilateral del contrato, acusando al Gobierno de contradecir los principios de libre competencia en el mercado satelital.

Fuente: diesl.com