Mediapro sale de la bancarrota

Mediaproducción SL, la empresa del grupo Mediapro que explota los derechos audiovisuales de la mayoría de los clubes de fútbol, ha superado el último de los trámites procesales y ha salido de la situación de intervención concursal en la que se encontraba desde el mes de junio de 2010, con lo que recupera la normalidad en su gestión diaria. Esto significa que sale de la bancarrota en la que había caído.

El caso es que Juzgado Mercantil número 7 de Barcelona comunicó, el pasado jueves, el rechazo de todas las objeciones que Prisa había planteado al convenio de acreedores de Mediaproducción SL. Esto implica "el levantamiento de todas las medidas de intervención y de control por parte de la administración concursal".
El convenio aprobado, apoyado por las entidades financieras y por la mayoría de los acreedores, prevé el pago del total del pasivo ordinario, sin quitas, en un plazo de 35 meses. Este convenio fue votado y aceptado en diciembre de 2010 y sólo contó con el voto en contra y la oposición reiterada de las empresas de Prisa (Audiovisual Sport, Distribuidora de Televisión Digital y Prisa TV).
El concurso de acreedores fue solicitado por Mediapro de forma voluntaria en junio de 2010, ante la decisión de Sogecable de no cumplir con sus obligaciones de pago correspondientes al contrato por los derechos de emisión del fútbol. Por ello, Mediapro solicitó la protección judicial mediante la apertura del concurso. "En ningún momento ha peligrado la viabilidad y actividad de Mediaproducción SL, que ha seguido desarrollándose con total normalidad", indicó ayer el grupo.
Por otro lado, Mediapro estudia demandar a Prisa por los daños ocasiones por la entrad en concurso, quien, a su vez, recurrirá dicha sentencia.

En este sentido, el grupo destacó que "el punto culminante" fue la recusación por parte de las empresas de Prisa del Magistrado del Juzgado Mercantil número 7 de Barcelona, encargado del concurso.
La recusación fue rechazada por la Audiencia Provincial de Barcelona que, en su auto de rechazo, acusó a Prisa de pretender únicamente "la dilación del procedimiento", y añadió que su actuación constituía "un claro abuso de derecho procesal". La Audiencia Provincial no aceptó darle trámite en una rápida pero "muy motivada" resolución tomada en apenas 15 días. Por su parte, Prisa TV anunció ayer que recurrirá la sentencia ante la Audiencia Provincial de Barcelona al considerarla "manifiestamente contraria a derecho".