EiTB organiza un curso sobre la TV en democracia

EITB organizará, los próximos días 23 y 24, el curso de verano "Televisión pública y democracia", en San Sebastián. En él se reflexionará sobre el sentido de lo público en el ámbito televisivo y sobre su modelo de financiación, en un contexto de crisis internacional generalizada.
El curso de verano "Televisión pública y democracia" pretende ayudar a reflexionar sobre la función de las televisiones públicas y su carácter democrático. Será presentado por Alberto Surio, director general del EITB, y contará entre sus ponentes con Wilf White, director de estrategia y comunicación de la BBC, que hablará sobre la televisión pública británica y su amplia experiencia como servicio público; Ramón Jáuregui, ex-ministro de la presidencia y diputado en el Congreso, que expondrá la regulación del panorama televisivo en España, centrándose en la historia y sus diferentes enfoques; Ricardo Vaca, presidente de Barlovento Comunicación, que presentará una retrospectiva de la televisión pública en España, analizando su pasado, reflexionando sobre su presente y proyectando también su futuro; José Miguel Contreras, consejero delegado de LaSexta, que tratará sobre la convivencia de las televisiones públicas y privadas; o Alex Aranzábal, director de progreso del Grupo EITB y director del curso, que profundizará sobre la democracia y financiación de los medios de comunicación públicos. Se espera que la clausura corra a cargo de José Manuel Soria, ministro de Industria.
El curso pretende reflexionar sobre la función de las televisiones públicas, así como sobre su financiación, gasto público que se ha puesto en entredicho durante los últimos tiempos de crisis, y con motivo de la reducción de presupuestos que deben llevar a cabo Gobiernos y Administraciones públicas. Paralelamente, y desde su creación, las televisiones públicas, tanto de ámbito nacional como autonómico, han desarrollado y desarrollan una actividad de servicio público sobre los ejes de la información, la formación, el entretenimiento, la defensa de las lenguas minoritarias y, en líneas generales, el reforzamiento de los valores democráticos en la sociedad europea. Al mismo tiempo, la digitalización y fragmentación de las audiencias y del mercado publicitario han reducido el peso de las televisiones públicas en el sector, y las medidas de ajuste de los presupuestos públicos han cuestionado la legitimidad de seguir apoyando desde la administración dicho servicio.