Ono reduce su beneficio neto en un 14 por ciento

El beneficio neto de Ono se reduce en un 14 por ciento, de enero a septiembre. Los gastos financieros derivados del proceso de refinanciación de su deuda, cerrada en junio, y las amortizaciones y actualizaciones relacionadas con la renovación de las redes de televisión y telefonía son las principales razones que argumenta el cableoperador nacional para presentar unas cuentas con un beneficio neto de 39 millones de euros en el período que abarca de enero a septiembre de este año, lo que supone un descenso de, 14,3 por ciento con respecto a los mismos meses de 2011.

La compañía cerró el periodo con un incremento de EBITDA del 1,4 por ciento, hasta alcanzar los 565 millones de euros a cierre de septiembre de 2012 y su margen de EBITDA se situó en 48,5 por ciento.
Según el comunicado del cableoperador, los ingresos de la compañía continuaron creciendo en un difícil entorno de mercado, y ascendieron a 1.164 millones de euros en los primeros nueve meses de 2012, un 5,4 por ciento más que en el mismo periodo del año anterior. El flujo de caja operativo también mantuvo su tendencia positiva en el periodo con un incremento del 3,5 por ciento, hasta alcanzar los 359 millones de euros a 30 de septiembre de 2012.
Por su parte, el negocio Residencial mantuvo el ARPU –ingreso medio por cliente- en los 51,2 euros, aunque sufrió un ligero descenso del 1,9 por ciento en los ingresos totales de este segmento, hasta alcanzar la cifra de 858 millones de euros en los nueve primeros meses del año. ONO asegura que continuará potenciando la contratación de paquetes de servicios (ofrece Internet, telefonía, TV de Pago y teléfono móvil) basados en su red de fibra óptica.
En cuanto al segmento Empresas, éste continuó creciendo con ingresos superiores de enero a septiembre de 2012 con respecto al mismo periodo del año anterior, incrementándose un 34 por ciento, hasta alcanzar un total de 303 millones de euros. La empresa ha centrado su estrategia en este segmento en soluciones para pequeñas y medianas empresas, de manera que el negocio pymes se mantuvo fuerte en el periodo con unos ingresos que superaron los 64 millones de euros en los nueve primeros meses de 2012, un 13 por ciento más que en 2011.
Inversiones
Las inversiones acometidas de enero a septiembre de 2012 alcanzaron los 205 millones de euros y se han destinado principalmente a seguir extendiendo la red de fibra óptica, el servicio de televisión inteligente TiVo y a acelerar la actualización del proyecto de la red de voz. En este tercer trimestre del año tuvo lugar el lanzamiento del proyecto ONO WiFi, un piloto para
navegar a alta velocidad a través de una red WiFi urbana que actualmente se desarrolla en Alicante.
Los servicios del segmento Residencial experimentaron un descenso del 2,4 por ciento, hasta cerrar el periodo con 4.160.000 servicios contratados. ONO achaca a la subida del IVA del 8 al 21 por ciento en el servicio de TV de Pago y al período estival, menos idóneo para aumentar el número de abonados, este descenso. Por su parte, el negocio Pymes se incrementó un 21,5 por ciento, hasta alcanzar los 198.000 servicios contratados a 30 de septiembre de 2012.
Por línea de negocio, en Residencial, Ono sigue incrementando, trimestre a trimestre, el número de clientes que optan por las altas velocidades para la navegación en Internet, 30 megas o más. A 30 de septiembre de 2012, ONO contaba con 678.000 clientes activos en esta modalidad, lo que supone ya un 48 por ciento de su base total de clientes de Internet y la tendencia sigue aumentando a buen ritmo en cada periodo.
Comportamiento de TiVo
En cuanto a TiVo, el servicio de televisión inteligente exclusivo de Ono en España, superó a cierre de septiembre los 56.000 clientes activos. A pesar de que este servicio actualmente ya llega a 6.500.000 hogares de la red de fibra y que para el cableoperador es una importante palanca de fidelización, no termina de despegar en España. En este sentido, la empresa asegura que está obteniendo resultados muy positivos en las encuestas de satisfacción entre los clientes, pero sigue sin resultar atractivo para los abonados. El precio de la cuota mensual sigue pareciendo elevado para el usuario español, inmerso en la crisis económica y con tendencia a acudir a la piratería audiovisual.