El precio final de la propuesta del consorcio formado por el grupo francés y Telefónica variará en función de la evolución del negocio de la plataforma

La oferta de Vivendi y Telefónica por Digital + no tiene un precio fijo. El grupo de comunicación francés, que lidera con un 60% el consorcio que ha formado con la operadora de telecomunicaciones para pujar por la plataforma de televisión vía satélite del grupo Prisa, ha establecido una contingencia en la propuesta por Digital +. Según los términos de la oferta, el precio final que ofrezca el consorcio de Vivendi y Telefónica, aún sin fijar, estará en todo caso condicionado por la evolución futura el negocio de la plataforma.
Fuentes conocedoras de las conversaciones aseguran que los responsables del grupo galo han introducido una cláusula que vincula el precio efectivo de la operación a la evolución del resultado bruto de explotación (ebitda) en los próximos dos o tres ejercicios.
En el futuro contrato, si finalmente se firma, Prisa se compromete a un crecimiento determinado del resultado de la plataforma que, en caso, de incumplimiento, se descontará del precio pactado. Aunque los términos de la operación no están cerrados, la parte variable de la oferta podría alcanzar cerca del 20% de su valor total.
Durante el último ejercicio, Digital + obtuvo un ebitda de 367 millones de euros, un 10,4% más que en el año anterior, con unos ingresos estancados en los 1.140 millones (+0,4%), tras haber perdido casi 35.000 abonados durante el último año. El ebitda de la plataforma vía satélite representa un 35% del resultado de explotación del grupo Prisa.
Derechos de fútbol
Además de la pérdida de clientes, el principal problema al que se enfrenta el negocio de Digital + tiene forma de incertidumbre. Hasta ahora, la plataforma ha podido ofrecer casi íntegramente los partidos de fútbol de la Liga española. Es el principal reclamo para los clientes y aporta, al ofrecerse en la modalidad de pago por visión, cerca del 15% de los ingresos de la empresa.
Sin embargo, para las próximas cinco temporadas, los derechos están inicialmente en manos de Mediapro, socio de referencia de La Sexta. Sólo una sentencia judicial favorable, ya que los contratos de Mediapro han sido denunciados por Prisa, podría devolver parte de los derechos a la compañía. El juicio, no obstante, se celebrará en noviembre, por lo que, hasta al menos dos meses después, con la temporada ya muy avanzada, no empezará a resolverse.
Al margen de estos problemas, con el objetivo de asegurar el éxito de la operación, si finalmente hay acuerdo de precio, Telefónica ha cedido a Vivendi la mayoría del consorcio, en el que el grupo galo detenta el 60% y la operadora española el resto. Evita así los problemas regulatorios que encontraría al sumar su posición dominante en televisión de pago a la que ya tiene en telefonía fija y banda ancha. El grupo francés, además, está menos influido por el entorno político y mediático que cualquier compañía española.
Este reparto de la inversión alivia, además, a las dos compañías, que deben justificar ante sus accionistas la compra de un negocio, el de la televisión de pago vía satélite, que en España se ha mostrado definitivamente estancado frente a las ofertas de Internet.
Una eventual oferta vinculante de Telefónica y Vivendi no superaría, previsiblemente, los 2.000 millones de euros, 500 millones menos de lo que los analistas consideran como umbral mínimo de la inversión y casi la mitad de los 3.850 millones en que Cebrián valoraba Digital+ antes del verano. Esta diferencia ha sido hasta ahora el gran obstáculo al cierre de la operación.
Acuerdo para la deuda
En cualquier caso, las negociaciones entre el consorcio que lidera Vivendi y el grupo Prisa están ahora aparcadas, a la espera de que la compañía que preside Ignacio Polanco cierre la refinanciación de los 5.044 millones de deuda que ahogan su balance.
Según fuentes financieras, la empresa ya ha logrado un principio de acuerdo para prorrogar un año la devolución de un crédito puente de 1.950 millones, que vence hoy, y ultima un acuerdo de refinanciación del resto de deuda, que la banca ha condicionado a una recapitalización del grupo. Prisa tiene intención de anunciar hoy el acuerdo definitivo.